Patrimonio en Femenino

Escuchar esta página utilizando ReadSpeaker

Discursos y modelos de feminidad de Patrimonio en Femenino

Discursos y modelos de feminidad

Las imágenes de la mujer realizadas a lo largo de la historia han ido poblando el imaginario colectivo de identidades de género basadas en una serie de estereotipos femeninos que han sido producidos sobre todo por varones. Los cuerpos codificados como hombres y mujeres, recrean en las representaciones conductas propias de un género u otro y tareas diferenciadas dependiendo del espacio en el que se realizan, público o privado. Ciertas representaciones son definiciones sociales de la maternidad, el matrimonio y la domesticidad y dan lugar a una iconografía doméstica que ha tenido gran importancia en los discursos de la feminidad.

Por otra parte, la abundante producción de representaciones del cuerpo femenino evidencia la importancia del mismo como lugar de construcción social. Los discursos sobre el cuerpo son un medio de ordenación y control para asumir ciertas normas culturales o invalidar otras. En este sentido, en las representaciones femeninas encontramos una clara distinción a la hora de presentar a mujeres que se adaptan al modelo normativo de feminidad, y que gozan por tanto de la valoración social, y aquellas otras que reflejan claramente convenciones sociales discriminatorias y prejuicios en torno a la feminidad.

Esta sobrerrepresentación de los cuerpos femeninos a lo largo de la historia no es sino el reflejo de una lectura de la mujer como cuerpo, lo que ha justificado toda una serie de discursos que han ido definiendo a la feminidad como pasional, irracional, sentimental e intuitiva. Lo femenino, por esta vinculación casi exclusiva con lo corporal, ha quedado así situado en el lado de la naturaleza, sirviendo de argumento para quienes abogaban por defender el “destino biológico” de las mujeres (ser madres y esposas). Por el contrario los varones, rara vez definidos como cuerpos, han quedado situados en el lado de la razón y la cultura. Estos discursos socio-culturales que se apoyan en el cuerpo, y que han servido para ir definiendo distintos modelos normativos de feminidad (y masculinidad), nos muestran toda la carga cultural que atraviesa lo corporal, y que hace difícil la alusión a una naturaleza “femenina” biológicamente pura y exenta de estas construcciones sociales. La prevalencia además de los rasgos “sexuales” a la hora de definir los cuerpos femeninos oculta toda una diversidad corporal que está atravesada por otros rasgos como la etnia o la edad, lo que ha provocado la invisibilización de otros modelos alternativos de feminidad frente a los producidos por los discursos normativos.

 


Acceda a través de las imágenes al Catálogo



Icono de conformidad con el Nivel Doble-A del W3C-WAI. Se abre en ventana nueva Titulares RSS disponibles

© Ministerio de Educación, Cultura y Deporte