Formulario para BUSCAR dentro del Ministerio de Educacion,Cultura y Deporte

Museos

Investigación en los Museos

Biblioteca

Para que la investigación científica se convierta de hecho en una de las funciones desarrolladas en los museos, hace falta una serie de medios e instalaciones entre los cuales tiene un papel esencial la biblioteca. En 1998, el Parlamento Europeo elaboró la Resolución sobre el papel de las bibliotecas en la sociedad moderna. En uno de sus apartados, se afirma que «las bibliotecas revisten una especial importancia para mantener vivas la lengua, la literatura y la cultura propias y en este ámbito existen abundantes posibilidades de cooperación con los museos, los archivos y otros agentes culturales». Se definía así, explícitamente, a la biblioteca como apoyo imprescindible para los museos.

En nuestro país existe asimismo un interés cada vez mayor por explotar las posibilidades de las bibliotecas de los museos y mejorar su gestión, como se desprende de la celebración de seminarios sobre este tipo de bibliotecas en el Museo Arqueológico Nacional. En las distintas intervenciones de estos encuentros se ha subrayado el cariz más especializado, y por lo tanto más apto para servir al investigador, que estas instituciones presentan en relación con el resto de bibliotecas de acceso público, normalmente de perfil más general.

Lo que distingue a la biblioteca del museo, en cuanto a la composición de sus fondos, es que junto a las habituales monografías, obras de referencia y publicaciones periódicas sobre el tema que sea especialidad del museo, disponen, en número muy superior al habitual, de catálogos de colecciones permanentes, de exposiciones temporales y de subastas. La biblioteca del museo debe contener, además, tesis doctorales relacionadas con la temática del museo, y material efímero (noticias de prensa, anuncios de exposiciones, reseñas bibliográficas, etc.), siempre con el objetivo de ofrecer estos materiales, poco accesibles por otros medios, al investigador.

Las bibliotecas de museos cumplen la doble tarea de ofrecer sus servicios tanto al personal técnico propio como al investigador externo quienes tienen acceso a la lectura en sala, orientación bibliográfica y reprografía. Esto se completa con la informatización de los catálogos, que es un hecho en muchas de las bibliotecas de los museos. En un futuro inmediato se ampliará el número de bibliotecas que tienen sus catálogos disponibles a través de Internet, lo que mejorará sustancialmente el servicio prestado por el museo al investigador.


Icono de conformidad con el Nivel Doble-A del W3C-WAI. Se abre en ventana nueva Titulares RSS disponibles

© Ministerio de Educación, Cultura y Deporte