Ir a la Red de Sedes Web de Bibliotecas Públicas

arquitectura y bibliotecasVolver a Inicio

El legado inglés

Información


Bibliotecas relacionadas


English

Introducción


 El itinerario que presentamos es el del Legado inglés en la provincia de Huelva, una ruta cultural que evidencia la importante herencia patrimonial que nos ha dejado la presencia inglesa durante el último tercio del siglo XIX y primera mitad del XX, deteniéndonos especialmente en los ejemplos de arquitectura industrial y civil que mejor atestiguan esa herencia británica tanto en la capital como en la provincia.

En 1873 el gobierno de la I República adjudicó la explotación de las minas de Riotinto, un territorio conocido desde la más remota antigüedad por su riqueza metalífera, a la todopoderosa Rio Tinto Company Limited. Dicha compañía revolucionó los tradicionales métodos de extracción del mineral con explotaciones a cielo abierto como Corta Atalaya, dando salida a su producción con la construcción de una red ferroviaria que transportaba el mineral hasta el puerto de Huelva, donde se embarcaba en muelles de carga ejemplo de la mejor ingeniería del momento. La llegada de estas grandes compañías extranjeras a la provincia de Huelva no sólo supuso la llegada de capital y su evidente impulso económico, sino el comienzo de la revolución industrial.

Durante 81 años, hasta 1954, año en que las minas fueron enajenadas por el gobierno de Franco, Riotinto fue prácticamente una colonia inglesa, un pequeño territorio inglés que en lo económico dependía de la metrópoli, Gran Bretaña, y que en lo social y cultural se introdujeron novedosas costumbres como el foot-ball, el tenis, el te de las cinco o el turismo de sol y playa en el enclave veraniego de Punta Umbría.

El despegue económico que trajeron consigo las enormes inversiones en infraestructura y la febril actividad económica relacionada con la minería que desarrollaron estas empresas extranjeras transformaron la ciudad en la capital europea del cobre, dejando también su impronta en la evolución de la ciudad y la provincia. Implantaron sus usos y costumbres, construyeron los edificios al más puro estilo victoriano, destruyeron y construyeron pueblos enteros en función de los filones del mineral, introdujeron la más avanzada tecnología, construyeron el ferrocarril, impusieron un control burocrático sobre la población minera nativa, y supieron explotar a gran escala las minas de cobre más rica del mundo en ese momento.

El ambiente de la capital cambió enormemente: de una villa marinera de pequeñas y modestas construcciones se pasó a un emporio comercial donde se levantaron ricos edificios burgueses y magníficos ejemplos de arquitectura industrial que todavía hoy se pueden contemplar.


 
 
Arquitectura y Bibliotecas. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, 2008Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI