Ir a la Red de Sedes Web de Bibliotecas Públicas

arquitectura y bibliotecasVolver a Inicio

Vestigios árabes en Guadalajara

Información





VESTIGIOS ARABES EN GUADALAJARA


Wad-Al-Hayara fue una ciudad fundada y conformada por los árabes sobre un pequeño asentamiento de origen romano.

La ciudad árabe se extendía desde aproximadamente la Plaza de Santo Domingo hasta el río en sentido longitudinal y estaba flanqueada por dos barrancos, el del Alamín y el de San Antonio.

Según el historiador alcarreño Layna Serrano la ciudad se dividía en dos áreas, una de ellas alcanzaba desde el río hasta el Alcázar, en el que se desarrolla el barrio de la Alcallería o Cacharrería. Este barrio tendría murallas propias que arrancaban desde el antiguo puente romano, que los musulmanes reformaron.

El Alcázar se ubica en los terrenos del actual Cuartel de San Carlos situado sobre el barranco del Alamín. En la actualidad se están realizando excavaciones arqueológicas para obtener más datos sobre el origen árabe del Alcázar. En esta zona sitúan los historiadores la primera de las puertas de la ciudad que comunicaría con el barrio de la Alcallería.

A
partir de aquí seguiría la muralla bordeando el barranco de Coquin por el sur quedando como único resto el Torreón de Alvar Fanez. Más arriba se encontraría la puerta de Alvar Fanez. Según la tradición, por esta puerta penetraron las tropas cristianas durante la toma de la ciudad en el año 1085.

Los historiadores hablan de otra puerta en la zona de San Antonio, seguramente abierta después, y de la que no quedan huellas, igual que la puerta del mercado, localizada en la plaza de Santo Domingo. Continuaría la muralla por la calle de la Mina hasta la puerta de Bejanque o de Aben Harche, bajando hasta una torre sobre el barranco de Alamín. Desde aquí, bordeando el barranco nos encontraríamos con la puerta del Alamín. De esta vía de entrada queda en pie el Torreón de Alamín que en la actualidad alberga una exposición sobre las murallas. Desde aquí la muralla se cerraría hasta el Alcázar, con otra puerta en sus inmediaciones.

Todos estos vestigios de la muralla conservan poco de la arquitectura musulmana ya que fueron posteriormente transformados y reedificados por los cristianos usando distintas técnicas constructivas.

Aunque apenas se conservan restos arqueológicos de la etapa musulmana, es probable que el recinto amurallado dispusiera de varias mezquitas. Conservamos algunos restos de estas mezquitas, después de su transformación en iglesias cristianas.

Quedan en Guadalajara pequeños restos de la arquitectura mudéjar, que se desarrollo cuando convivían en la ciudad, musulmanes, judíos y cristianos.


 
 
Arquitectura y Bibliotecas. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, 2008Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI