Encuadernaciones Artísticas

Escuchar esta página utilizando ReadSpeaker

Materiales de encuadernación (Cuero, pergamino, telas, etc) de la Exposición virtual Encuadernaciones Artísticas en el Archivo de la Nobleza

Para confeccionar una Encuadernación en tela la tapa del libro se elabora con una base en cartón que deberá forrarse posteriormente con la tela elegida. Ésta tela debe tener una capa de apresto o un papel en la parte posterior (para evitar las posibles manchas de cola). El lomo se protege con una cartulina flexible que permita la manipulación y apertura del libro. Cuando la tapa esté seca habrá que redondear la cartulina del lomo utilizando una lomera.

Las tapas se unen al cuerpo del libro a través de las guardas, que se pegan con cola entre cada una de ellas, y a la primera y última de las hojas.

2.7 Encuadernación en terciopelo rojo

2.8 Encuadernación en terciopelo azul con sello pendiente

2.9 Encuadernación en terciopelo negro con cantos dorados

2.10 Encuadernación en seda morada con motivos florales


Las Encuadernaciones en pergamino también se conocen como Encuadernaciones Rústicas de la época. Se popularizó gracias al bajo coste del material, en comparación con las encuadernaciones de lujo. Su gran resistencia ha hecho posible que todavía se conserven numerosos ejemplares con sus títulos y dibujos caligrafiados con tinta china en el lomo.

Las hojas suelen estar cosidas con hilo de cáñamo, al igual que la cabezada que se cosía directamente a los pliegos. Estas cabezadas, además, servían como elemento de unión entre el cuerpo del libro y las tapas, que podían llevar un cartón en su interior, aunque es muy común encontrar una o varias hojas de pergamino dobladas.

2.11 Encuadernación rústica en pergamino de gran formato

2.12 Encuadernación de cartera en pergamino con decoración de estrellas

2.13 Encuadernación de cartera en pergamino


La Encuadernación en piel da mayor solidez al libro. Se conoce también como tapa montada porque, desde un principio, libro y cubierta se van fabricando paralelamente y forman una unidad.La primera diferencia es la inclusión de hojas de respeto, pliegos en blanco que se colocan al principio y al final como preámbulo y protección del libro.

Las tapas se hacen con cartones de grosor variable según el tamaño, para darle mayor robustez. Van forradas de piel que previamente ha sido chiflada (rebajado su grosor), principalmente en los cantos, el lomo y los pliegues.

Los libros pueden estar encuadernados a plena piel (toda la superficie de la cubierta), o a media piel o con puntas (parte de la cubierta en piel y la otra parte en otros materiales).

2.14 Encuadernación de cartera en piel color avellana con costuras de colores

2.15 Encuadernación editorial en piel roja con decoración dorada

2.16 Encuadernación holandesa de papel brocado con decoración floral y piel verde


Merece una mención especial la conocida como Pasta Española y Pasta Valenciana, que consiste en teñir la piel de cordero o cerdo y decorarla con jaspe salpicado.

La Pasta Española es producto del tratamiento del encuadernador y siempre es de color leonado o castaño. En el caso de la valenciana, la piel viene teñida de fábrica de diversos colores y se arruga antes del proceso, ofreciendo un jaspeado más rico y caprichoso que nos recuerda el mármol.

2.17 Encuadernación en piel tipo pasta española con decoración de árbol

2.18 Encuadernación en piel tipo pasta española

2.19 Encuadernación en piel tipo pasta valenciana con decoración dorada


Icono de conformidad con el Nivel Doble-A del W3C-WAI. Se abre en ventana nueva Titulares RSS disponibles

© Ministerio de Educación, Cultura y Deporte